jueves, noviembre 02, 2006

"En los momentos realmente cruciales y difíciles de una vida siempre estamos solos; esa es la gran tragedia del hombre en sociedad"



Pueden negarme lo que quieran. Pueden negar que alguna vez se han emborrachado, pueden negar haber tenido intenciones sucias con mujeres ya comprometidas o pueden negar que les gusta tal programa de televisión, tal libro o tal cantante. Lo que nunca me podrán negar, y creo que nadie osará hacerlo, es que constantemente tratan de buscar lo que yo considero el mayor de los paradigmas del ser humano: la felicidad. La propia claro, altruismos aparte. Partiendo de esta base común, el único debate lo localizamos a la hora de ponerle nombre y apellidos al frasquito que contendría este codiciado elixir. ¿Mujeres? ¿dinero? ¿éxito personal? ¿salud, incluso? Descartando esta última opción por pertenecer sencillamente al grupo de las necesidades fisiológicas (y la felicidad no es una de ellas), el resto de ideas se antojan todas perfectamente válidas. Llegamos por tanto a un punto sin retorno, donde ya no me atrevo a postular nada con rotundidad y donde sólo me queda exponer mi opinión. Creo que esto es lo que se debe hacer cuando se habla de "intangibles", cuestiones metafísicas o simplemente cuando no se tiene ni puñetera idea de lo que se está hablando.

Algunas personas dirán que lo único que necesitan para ser felices es una abultada cuenta corriente, o un buen coche en la puerta de una ostentosa casa, con una bonita mujer y unos preciosos niños dentro. Otros tirarán del tópico anti materialista: amigos de verdad o una familia donde apoyarse en momentos difíciles. Sea como fuere, llegados aquí los discursos pueden multiplicarse tanto como personitas somos en el mundo, en función de las experiencias y de la personalidad derivada de ellas. Lanzo aquí una conclusión importante: existen tantos modos de felicidad como habitantes del planeta Tierra. La felicidad no es lo mismo para ti que para mí, y probablemente ninguna de nuestras opiniones coincidan con la de un indio cherokee o un empresario japonés.

Yo creo que la felicidad es una variable directamente proporcional al grado de abstracción y evasión con la verdadera realidad. Se me viene a la cabeza una frase célebre de Miguel de Unamuno que no recuerdo exactamente, pero que venía a decir algo así como que cuanto más se sabe más se sufre. Nada más cierto. Opino que la felicidad consiste en olvidar dónde estás y todo lo que eres, todas las cadenas de nuestra limitada existencia, meter la cabeza debajo de la almohada, distraído con cualquier cosa que nos mantenga lo suficientemente ocupados. Lo tengo comprobadísimo: no hay nada más terrible que no saber que hacer con tu tiempo. Por contra, cuando tengo mil frentes abiertos y no sé con qué empezar no tengo ni lugar para amargarme; no me da tiempo para mirarme al espejo y recordar lo feo que es todo esto. A partir de aquí, felicidades varias: cine, arte, música, tele, radio, internet, drogas, alcohol, deporte....Las combinaciones son infinitas. O simplemente una buena conversación con una persona interesante.

Por eso digo que la ignorancia, aparte de atrevida, es terriblemente feliz.
Un saludo.


1 Comments:

At 18/11/06, Anonymous La Peke said...

La felicidad, si es cierto ese termino que todos anhelamos, pero es cierto que hay tantas manifestaciones de ella como cosas y personas hay en este mundo.
Solo tengo una objecion y es que a mi modo de ver las cosas, uno se siente mas feliz cuando aun sabiendo todo lo que pasa, lo que le sucede, lo que tiene debe o puede hacer afronta todo ello con valentia. La ignorancia trae felicidad si cierto, pero la autosuperacion y el conocimiento de uno mismo y de todas sus posibilidades, el saber como funcionan las cosas, en que puedes cambiarlas y el no creer en la palabra imposible, trae el sentimiento de que uno no esta quieto, que uno cambia, que uno se supera, que cae pero que se levanta de igual forma, el hecho de aprender a vivir y de aprender a afrontar las cosas con valentia y astucia es verdaderamente muhco mas placentero.

 

Publicar un comentario

<< Home